A Ábalos no le cree nadie

|

lo de Ábalos ya no hay por dónde cogerlo. Ha dado tantas versiones y ha caído en tantas contradicciones que su credibilidad está por los suelos. Primero no había visto a la número dos del Gobierno de Maduro, Delcy Rodríguez, y hasta se puso intenso con los periodistas que le preguntaron por el tema. Luego aclaró que no hubo reunión, pero sí un saludo, que días después se supo que fue de 25 minutos. Cómo se quedarían esas manos después de semejante apretón... Y a continuación llegaron los matices: no pisó suelo español, cambió de avión, estuvo en la sala VIP de Barajas... Un no parar de decir una cosa y la contraria. Ahora, el ministro, que ya casi se ve ante el juez por la denuncia del PP, dice que no es ningún cabeza de turco y su jefe, Pedro Sánchez, lo defiende diciendo que lo que hizo con su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela fue evitar una crisis diplomática. Aun así, todo apunta a que el “sacrificado” Ábalos no va a poder evitar el golpe. Falta saber si es letal.

A Ábalos no le cree nadie