La herencia de los Alpes

|

ABANCA puede con todo; solo hay que echar un vistazo a sus resultados para darse cuenta de lo robusta que está desde que le da de comer Escotet. Tan robusta está que se ha puesto a comercializar apartamentos en los Alpes suizos, en las inmediaciones de la elitista estación de esquí de Gstaad, o sea, casi nada al aparato. ¿Qué se le ha perdido al banco tan lejos de Galicia? Pues al banco no se le ha perdido nada, pero allí está parte de la herencia que le cayó de las cajas de ahorros. Entonces la preguntas es: ¿Qué se le perdió a las caixas tan lejos de Galicia? Pues nada, como tampoco se le había perdido en Benidorm, en Barcelona, en Oporto, en Canarias o en Miami... salvo que se considere que Caixa Galicia y Caixanova fueron las verdaderas precursoras de la globalización. Entonces, puestos a admitir semejante disparate, seguro que algún antiguo directivo jura y perjura que se fueron hasta los Alpes por la gran cantidad de emigrantes gallegos que hay en Suiza... Lo malo es que no cuela. ¡Cuánto chorizo había en las cajas! 

La herencia de los Alpes