Ayuso y el cursus honorum

|

Las leyes romanas no permitían que nadie ocupara la máxima magistratura (el consulado), sin antes haber realizado funciones de juez (cuestor), concejal (edil), ingeniería social (censor) y dirigente militar (pretor). Era el denominado “cursus honorum”, un largo y costoso proceso que eliminaba a los que no eran ricos, pero que destilaba una clase dirigente muy capacitada. Hoy en día hay personas de origen humilde que desempeñan con acierto altos cargos públicos, pero también hay irresponsables que se estrenan poniéndose al volante en Madrid, y terminan construyendo una bomba de relojería. 

En la conversación grabada por una cámara mientras subían las escaleras, Isabel Díaz Ayuso le dice a Pedro Sánchez: “Todos pensábamos que la pandemia iba a durar lo que iba a durar pero claro, es que se ha acabado el verano”. ¿Todo su gobierno pensaba así? ¿Quién le aconsejó buscar una inmunidad de grupo? 

Ayuso y el cursus honorum