Una gran pérdida para el Supremo

|

EL que es grande, es grande; y Cristiano Ronaldo es el más grande –al menos eso piensa él de sí mismo–. Su gran hit “me tienen envidia porque soy rico, guapo y un gran jugador” es la prueba irrefutable de su alta autoestima. Pero el pobre no atraviesa un buen momento; en el campo casi no marca goles y fuera ha topado con una juez que debe formar parte de la legión de envidiosos –también puede ser que le tire el azulgrana– que insiste en empurarlo por un fraude fiscal de 14,7 millones. Sin embargo, el portugués considera que la acusación carece de fundamento, es inconsistente y fácilmente desmontable.  ¡Vaya figura se ha perdido para el Supremo!

Una gran pérdida para el Supremo