Podemos cotiza a la baja en O Hórreo

|

FRAGA combinaba su amor por la caza con el que sentía por la protección de ciertas especies. No, no es que después de abatir un corzo le entrase una llantina tremenda y decidiese hacerse socio de Adena, sino que diferenciaba entre su pasión cinegética y la que sentía por Galicia, en cuyo progreso estaba empeñado. Eso lo sabe bien Pancho Casal, por entonces productor de cine a tiempo completo, a quien don Manuel regó con una pila de millones para que Continental, su empresa, fuese una pieza básica del pujante sector audiovisual gallego. Pero los tiempos cambian y Pancho Casal decidió podemizarse y se sentó en un escaño del Parlamento hasta hace unas semanas, cuando decidió pedir la cuenta. Ahora le ha seguido Magdalena Barahona, quien por motivos de salud ha abandonado el Parlamento. Con esas dos bajas, los círculos concéntricos han perdido la hegemonía en el grupo Parlamentario de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué. Menos mal que aún cuentan con Paula “Carglass” Quinteiro, que vale por dos o incluso por tres. Cuánta razón tenía cuando se negó a dimitir tras su violenta troula nocturna. El SMS es más necesario que nunca: Pauliña, sé forte.

Podemos cotiza a la baja en O Hórreo