LA MÚSICA DISCO DE LUTO

|

Murió a los 63 años de edad Donna Summer. Horas después se anunciaba el fallecimiento de Robin Gibb, el hermano “delgado” de los Bee Gees, a los 62 años de edad. Donna fue a finales de los 70 y primera mitad de los 80 una de la grandes divas de las discotecas, Fue coronada como “reina de la música disco”, tras destronar a Gloria Gaynor que se había subido al sillón del éxito con su “I will survive”, un himno de la liberación femenina y posteriormente himno gay.

El despegue de Summer como estrella se debió a la “atrevida” canción “Love to Love you Baby” en 1975

Eran tiempos de liberación sentimental y sexual y de reivindicación femenina. Precisamente el despegue de Summer como estrella se debió a la “atrevida” canción “Love to Love you Baby” en 1975. Una canción que Giorgio Moroder, un productor y compositor musical que innovó la llamada “música disco”, tenían reservada la melodía para otra intérprete, pero fue Donna quien al final la grabó, lanzándose inicialmente, con poco éxito en Europa y posteriormente en EEUU con gran éxito.

En ella Donna Summer incluía atrevidos jadeos y gemidos propios de un “orgasmo “. Se cuenta que para grabarlos pidió un ambiente íntimo: apagar las luces del estudio. Esto hizo pensar que las sensaciones sugeridas en la canción eran reales; reseñas de la revista Time y de otros medios llegaron a cuantificar que la canción sumaba 22 orgasmos. La canción fue tildada de “gráfica por su “erotismo” por algunos críticos de música y fue prohibida incluso por algunas emisoras europeas de radio por su contenido explícito. Después llegarían los éxitos de “I Feel Love”, “Last Dance”, “Bad Girls”, “Hot Stuff” y “On the Radio”, entre otros, que la convertirían en la reina de la “música disco”.

La voz de Robin Gibb, con su inconfundible falsete, pasará a la historia por haber formado parte de una de las bandas más famosas de los años 70 y 80, los Bee Gees, que gracias a su participación en la archipopular banda sonora de la película “Fiebre del sábado noche” en 1977, que contenía temas ya clásicos como “Stayin’ Alive”, hicieron furor en las discotecas de todo el mundo cuando las bolas de espejo coronaban los cielos de las salas de baile.

LA MÚSICA DISCO DE LUTO