DÉFICIT

|

En una época en la que la mayoría de las comunidades autónomas tendrán que hacer verdaderos recortes en sus propias cuentas para poder cumplir con el plan de estabilidad que le exige el Estado, no todas ellas llegarán en la misma situación. Mientras que comunidades como Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha, entre otras, tendrán verdaderos problemas a la hora de aprobar y ejecutar sus presupuestos, la situación gallega es al menos conceptualmente diferente.

Pachi Vázquez confunde dos ideas: lo que es bueno para Galicia y lo que es bueno para él

 

Galicia únicamente tendrá que ajustar 68 millones de euros en su presupuesto para poder cumplir el déficit del 1,5% fijado por el Estado para el año 2012. Esto representa el 0,4% del total de 15.000 millones de ajuste que tendrán que hacer el resto de las autonomías. Mientras que otras comunidades, pongo por ejemplo, necesitarán cobrar por la comida en los hospitales, o instaurar peajes en las autovías, subir al máximo las tasas universitarias y aumentar el número de alumnos por clase; Galicia podrá permitirse el lujo de no aplicarlas gracias precisamente a las eficaces medidas que ya tomó el presidente Feijóo en los últimos tres años.

La administración gallega está mejor, financieramente hablando, que el resto de autonomías de España y a la par de la comunidad autónoma de Madrid o la de La Rioja. Lo dicen los niveles de calificación de las agencias de rating y el hecho de que haya sido una de las pocas comunidades que no haya necesitado ayuda del Estado para pagar a sus proveedores. Por eso el esfuerzo que tendremos que soportar los gallegos para cumplir con el déficit, será más pequeño que el de otras comunidades. En esta tesitura, el principal partido de la oposición en Galicia ha tenido el atrevimiento de pedir el adelanto de las elecciones. Supongo que la causa de tal petición no es otra que la confusión de Pachi Vázquez entre dos ideas. Una, lo que es bueno para Galicia, la otra lo que es bueno para él. En un escenario de elecciones anticipadas tendría la disculpa para no convocar unas elecciones primarias en su partido que lo debilitarían todavía aún más. O lo eliminarían directamente de la nominación.

DÉFICIT