Sentado sobre el capó y con una empanada

|

ES difícil imaginarse qué habrán pensado los agentes de la Guardia Civil que ayer se encontraron con un vehículo circulando con un joven sentado sobre el capó y que llevaba en las manos una empanada. Semejante estampa se produjo en en Salceda de Caselas (Pontevedra). Es de suponer que tan pronto como le hicieron la prueba de alcoholemia al conductor (sobra decir que dio positivo) comenzaron a comprender un poco mejor lo que estaban viendo. Y eso que lo más normal es que los agentes de la benemérita estén acostumbrados a encontrarse de todo durante sus patrullas de carretera. Lo que ya sorprende menos es que el vehículo implicado fuera un Ford Fiesta. No podía ser de otra manera.

Sentado sobre el capó y con una empanada