PARTICIPACIÓN

|

L a participación ciudadana y especialmente los presupuestos participativos siguen siendo una asignatura pendiente del gobierno local. El proceso que se puso en marcha durante el anterior mandato continúa en este a trompicones y en un clima enrarecido ya que las relaciones entre el movimiento vecinal y el concejal encargado del área no son precisamente fluidas. Ahora, los vicepresidentes de cinco asambleas de barrio, insatisfechos con la actitud del Concello, han decidido convocar directamente nuevas reuniones en los barrios. Se aviva la polémica.

PARTICIPACIÓN