Un calzoncillo un poco caro de más

|

Aquel Madrid de los galácticos era también una agencia de colocación de modelos de calzoncillos; Beckham, por ejemplo, se paseaba en paños menores en los autobuses como si fuese un ángel de Victoria’s Secret pero en versión machirula. El avance de las despatriarcalización social confinó en un gueto la promoción de la ropa interior masculina. Ese situación disparó los precios hasta ponerlos por las nubes. De hecho, la marca Nice Laundry acaba de sacar al mercado unos calzoncillos que cuestan 1.000 dólares, casi 900 euros. La prenda se vende con libro de instrucciones. Por ese precio, solo faltaba.

Un calzoncillo un poco caro de más