Es lo que todos dicen

|

Es preocupante la proliferación de leyendas urbanas en las redes sociales y en ciertos medios periodísticos, porque cuando se falsea la realidad, afloran soluciones simplistas que no sólo no resuelven los problemas, sino que crispan la convivencia. La lista de los agravios es amplia, desde extranjeros y vagos a los que se les regalan casas y viven de subsidios que salen de nuestros impuestos, hasta la sistemática puesta en libertad de los delincuentes tras pasar una breve estancia en la cárcel.
Los que propagan estos bulos no consideran necesario aportar pruebas. Entienden que tiene que ser verdad porque “es lo que todos dicen”, frase española donde las haya.
Aceptamos y compartimos los comentarios que confirman nuestros prejuicios, y aplaudimos a los tertulianos que cocean nuestra convivencia. Así las cosas, el futuro se presenta solitario y con la llana tristeza de las trincheras.

Es lo que todos dicen