De Bocas y Moscas

|

Seguimos oyendo, a pesar de la crisis, los gastos enormes que en nuestra ciudad realizan las entidades públicas. Gastos que no se entienden muy bien en cuanto a la rentabilidad del ciudadano. Es el caso del auditorio de Caranza. En un momento en que el Concello nos sube todo tipo de impuestos oímos que el auditorio ha valido 16 millones de euros; estamos expectantes del provecho que le vamos a sacar, de la cantidad de cultura que inunda nuestra ciudad, perdonen la ironía. Jofre, auditorio de Caranza, auditorio de Narón, el Torrente. Sobre todo en un momento de recortes y desinterés por la vida cultural que hay en la ciudad para todo lo que no sea “desfile de modelos”; las asociaciones en general saben de esto. La política cultural fue la primera preocupación de esta corporación desde que llegó,  véase la casa de Carballo Calero, la rehabilitación de edificios históricos, de barrios. Si a esto le sumamos los veinte millones de la plaza de España,  y los 190.000 euros para baldosas; que en su boca no entren moscas.

De Bocas y Moscas