Salas a rebosar

|

Una nueva edición de la Fiesta del Cine, que con esta ya va por la séptima, y nuevamente hemos visto como las salas de cine se han llenado con un público con ganas de disfrutar del séptimo arte en pantalla grande. Porque no vamos a engañarnos, no es lo mismo ver una película en la intimidad de la casa de uno que disfrutar del sonido envolvente y la pantalla gigante. Las comedias son más comedias cuando contigo se ríen a la vez más de cincuenta personas. Y los sustos son más sustos cuando todos gritamos juntos. El cine desde luego que se puede disfrutar en solitario, pero la experiencia de hacerlo en una sala acompañado le da una nueva perspectiva. Ríos de tinta han corrido en los últimos años para analizar la crisis del sector cinematográfico en nuestro país así como buscar posibles soluciones. Sobre la conveniencia o no de las subvenciones. Sobre la calidad o no de nuestros directores, actores y producciones. Sobre si la piratería es el cáncer que va a terminar con el cine o la necesidad de un nuevo modelo. El caso es que con iniciativas como esta Fiesta del Cine o los Miércoles al Cine el sector está viviendo uno de sus mejores momentos en los últimos tiempos. Las cifras están sobre el papel y son indudables. Hasta el mes de septiembre el cine español había conseguido un 24% de cuota de recaudación, lo que supone la cifra más alta de su historia, superando ampliamente el 19,5% logrado en estas mismas fechas el año pasado. Así mismo el número de espectadores en este año se ha incrementado en más de un 120% y la recaudación en más de un 90% con respecto al 2013. Y en esto sin duda ha ayudado esta Fiesta del Cine. Tenemos sólo los datos del lunes, pero estos ya nos indican que más de medio millón de entradas fueron vendidas, un 8% más que en la última edición. Una fiesta que crece año tras año y que parece que aún está lejos de tocar techo. Por supuesto que no se pueden extrapolar los datos de un tres días y pensar que esta afluencia se podría lograr durante todo el año. Pero lo que sí parece es que el sector empieza a dar su brazo a torcer y a darse cuenta de que el gran problema del cine son sus elevados precios. La Fiesta del Cine empezó siendo algo anual y ahora ya es semestral. La magia del cine es algo que engancha, y yo este miércoles pienso aprovechar para dejarme seducir una vez más por la gran pantalla.

 

Salas a rebosar