Empecemos a caminar

|

No deja de sorprendernos a moros y cristianos los contundentes y categóricos mensajes con los que diariamente catequiza nuestro Papa Francisco. Pocas veces oí palabras tan duras de alguien de la Jerarquía,  refiriéndose a la propia Iglesia y al resto de los mortales. Vivimos el principio de otro camino, que seguro será lento y tortuoso, y nos queda mucho por andar. La reestructuración de la Curia que ha iniciado el Papa, es el primer y necesario paso que hay que dar; pero hay otros escalones que hemos de subir, como por ejemplo rehabilitar a aquellos que están fuera porque para algunos de los que se creían dueños  de la Iglesia, era necesario echarlos ya que molestaban a sus intereses particulares. Es urgente abrir  las puertas e integrarlos en el apasionante proceso que vamos a vivir. No se puede construir si partes importantes quedan fuera. En el recorrido iniciado también es necesario, y algún Obispo cercano así lo ha entendido, que todos ayudemos a que esta nueva travesía del desierto sea eficaz, fuerte y sólida en la fe. De nada sirve que esperemos a que nos venga el cambio desde arriba, es necesario provocarlo en la base también y ello es nuestra responsabilidad. De nada habrán servido los esfuerzos y palabras de Francisco que marcan el camino, si nos quedamos como espectadores a “velas vir”. Es momento de actuar y de darnos cuenta que los obispos y párrocos no tienen mas verdad que la que podemos tener los demás creyentes, ellos no son la Iglesia. La Iglesia la formamos todos, en la medida que participamos en ella. Los Obispos y curas comprometidos darán pasos, otros, llenos de soberbia y arrogados en el concepto de una Iglesia  “suplantadora de Cristo” y “acosadora espiritual”, como dice Francisco, se quedarán solos.
Estamos en el principio del curso y, por tanto, un buen momento para reflexionar. En las primeras reuniones hay que plantear otro manera y que el Vaticano II sea el inicio de una nueva Iglesia más humana, más cercana y como insiste el Papa, sinodal y sobre todo corresponsable. Es el momento de que los laicos ejerzamos nuestra responsabilidad.
entre.todosdf@gmail.com

 

Empecemos a caminar