AL REVÉS

|

En Ferrol, somos muy dados a hacer las cosas al revés como si cumpliéramos lo de empezar la casa por el tejado. Nos ponemos a pintarrajear el pavimento de calles y plazas en una zona amplísima y aún sin concretar cuando todavía la norma que establece este pintado no está aprobada, lo cual significa que si se presentan alegaciones, así, por sistema, no se atienden. La zona es excesivamente extensa y la vigilancia por parte del costoso coche-multa va a precisar de actuaciones humanas. Esa idea del aparcamiento express que no vi en ningún lugar, no favorece ni a transeúntes ni a residentes, planteándoles a éstos últimos más problemas que mejoras. Una tarjeta por vehículo de cada vivienda, pero una por cada cuatro vehículos. ¿Cuánto tiempo se prodrá estacionar ahí? ¿La plaza será para el que llegue primero? Si vivo en la calle de Lugo y tengo que aparcar en la Plaza de Amboage, ya me dirán. Todo improvisación y, a lo peor, hay que dar marcha atrás con muchos gastos y molestias.

 

AL REVÉS