GORZ

|

Gorz consideraba la sobriedad como una necesidad para luchar contra la miseria a la que nos aboca el capitalismo y la sociedad de consumo. En 2008 escribía en una publicación póstuma en la Revue critique d’ecologie politique, “La salida del capitalismo ya ha empezado”: “El dinero mismo es la única mercancía que produce la industria financiera a través de operaciones cada vez más arriesgadas y cada vez menos controlables en los mercados financieros”.

En su casa no había cuadros, dos sillas sin estilo, una mesa redonda, cuatro sillas rectas, un televisor, libros, diarios y revistas. Pared sin colores. A final de sus días había amor, su amor por su esposa, Dorine, trabajado a lo largo de los años, que recoge en Carta a D. Historia de un amor. Andre Gorz tenía 84 años cuando se suicida con su mujer, ella 82: “Acabas de cumplir ochenta y dos años. Has encogido seis centímetros, no pesas más de cuarenta y cinco kilos y sigues siendo bella, elegante y deseable”. Amor y sobriedad alternativas para la volatilidad de la sociedad de consumo y el vértigo del crédito.

“Hasta donde llega mi recuerdo, siempre detesté el modo de vida llamado ‘opulento’ y sus despilfarros”, le escribe a Dorine “Te negabas a dejar que la publicidad y el marketing te impusieran necesidades que no sentías “. El amor da cobertura para un mundo que no necesita consumir tanto para verse realizado “Me pregunté qué era lo accidental a lo que debía renunciar para concentrarme en lo esencial”. Un libro que nos enseñará a llorar de nuevo y no por lo que debemos sino por lo que perdemos al no estar a la altura de nuestra riqueza de vivir.

GORZ