Cuando éramos inocentes

|

Cada vez que llega el 28 de diciembre practico la presunción de inocencia con más fuerza que nunca. Es decir, no me creo absolutamente nada de lo que veo en los medios de comunicación y, mucho menos, en las redes sociales. Bien es cierto que este ateísmo informativo confeso que solamente se produce durante esta fecha –y el 1 de abril, que es lo mismo pero para el mundo anglosajón– se ve mermado cada año porque la tradición, al igual que otras muchas, va en retroceso. Quizás por un temor mal entendido a perder credibilidad o por el hecho de que, y esta razón parece más lógica, la realidad siempre supera a la ficción.
La verdad es que últimamente parece más fácil creerse las noticias de pega que las auténticas. Como la del empate a 1.515 de la asamblea de la Candidatura de Unidad Popular a la hora de decidir si investían a Artur Mas presidente de la Generalitat. Eso, junto con el tuit del “cupero” David Vitali –que decidió salir al extranjero, concretamente a Andalucía, para pasar las fiestas, y comentaba en Twitter su preocupación por si un solo voto, el suyo, resultaba decisivo–, hacen que las historias de “Amanece que no es poco” resulten de lo más normal. Ya lo dijo Albert Rivera: “La vida de Bryan” es más serio que esto”. Así que Mas, si no querías caldo, toma tres cups.
Más razonable parecía la inocentada de Ada Colau y el resto de ciudades rebeldes, que proponía un Proyecto de Alcaldías Rotativas, en el que se intercambiaba gobierno durante unos días con Carmena y Xulio Ferreiro hacía lo mismo con el alcalde Cádiz. Con esto de las nuevas políticas y con precedentes como los nacionalistas catalanes, gallegos y vascos, que intercambiaron escaño en el Parlamento Europeo, fueron muchos los que se la creyeron a pies juntillas. Justo lo contrario que la apertura –parece que ahora sí que va– definitiva del Parrote –la explanada, que al túnel aún le queda–, que ayer muchos comentaban en Facebook como la broma coruñesa del día.  
La Fundeu explicaba en redes sociales que Han Solo, el de “La Guerra de las Galaxias” se escribe sin tilde, La Vanguardia intentó colar a sus lectores que volvía el euro, PR Noticias anunció que El Mundo y El País cerrban sus ediciones de papel y El Mundo Deportivo apostaba por Bertín Osborne, que está en racha, como nueva figura del Real Madrid. Como presidente, eso sí, que como jugador ya se le pasó el arroz. 

Cuando éramos inocentes