Lleno, por favor

|

El Ministerio de Industria da luz verde para instalar en la ría de Ferrol un barco gasolinera que venda combustible al detall a cualquier pirata. Menuda mierda. No llega con una bomba, y quieren poner otra. Y es que, el petardo de Industria, en lugar de preocuparse por lo que debía, el dique flotante, que mueva la industria naval y cree puestos de trabajo, que buena falta hace, se decanta por un negociete de mala muerte: una surtidor flotante y un tío con una manguera, despachando pedidos de “ponga diez euros de gasóleo”. Acojonante. Luego hablamos de Gibraltar.
Falta saber que opinan Autoridad Portuaria, alcalde, mariscadores de la ría, y ciudadanos; algo previsible teniendo en cuenta su actuación con el asunto de los gaseros.
A lo peor, la puta gasolinera podría ser la mecha que necesite Reganosa para, un mal día, organizar una exhibición de fuegos artificiales y darnos un susto, mortal de necesidad.

 

Lleno, por favor