NEGOCIACIÓN ESTANCADA

|

La negativa de la mayoría representativa en el comité de empresa de Navantia en Ferrol y Fene, así como en el comité intercentros, a suscribir la última propuesta de la compañía en relación con el convenio colectivo, amenaza con tensar todavía más la situación en los astilleros públicos, ya de por sí complicada ante la falta de ocupación. La premura en alcanzar un acuerdo está determinada por los plazos que marca la ley en la materia, pero estos parecen lejos de cumplirse si, tal y como advirtió el grupo público, las negociaciones se darán por rotas si no hay un acercamiento definitivo esta misma semana. Las garantías sobre las condiciones retributivas del personal, así como el temor por parte sindical a que la empresa obvie las directrices que establece el propio Estatuto de los Trabajadores, son el principal escollo a rebasar. Los ánimos se caldean no solo en materia de carga de trabajo.

NEGOCIACIÓN ESTANCADA