El Beneguai se asoma al trance final

|

LOS augures que leyeron en las entrañas de las aves –aún no está muy claro si se trataba de pollos de Coren o patos de la alameda de Santiago– están cerca de ver cómo se cumplen sus pronósticos. Vaticinaron que Ana Pontón, el rostro humano del Beneguai, sería la primera y la última portavoz de la formación –no porque se impusiese el machismo y los hombres asumiesen per saecula saeculorum ese puesto, sino porque el Bloque desaparecería– y el Chamamento de Vidán supone un golpe que deja al BNG al borde del abismo. Argallar una solución no será fácil, porque entre los firmantes del manifiesto hay pesos pesados –Xavier Vence, Carme Adán, Tereixa Paz, Olaia Fernández Davila...– que ya están hartos de ponerse firmes ante los coroneles. Sin embargo, a estos les preocupa poco; saben que el Bloque ya casi no tiene nada de Bloque, que prácticamente todo es UPG, así que la denominación Benegá ao lixo, una capa de limpia óxido a la suya y tirar pa’lante.

El Beneguai se asoma al trance final