La prueba de que Galicia progresa

|

Sabiendo que los conflictos de lindes se resuelven en Galicia con un intercambio de golpes de sacho, que provocan ríos de sangre y que una mujer adquiera repentinamente la condición de perceptora de la pensión de viudedad, no es bueno meterse en pleitos por cosas de fincas. Quizá por eso empieza a cambiar la estrategia para resolver las liortas con el propietario de la leira de al lado. Nada de violencia física. Que se lo digan a una lucense que aplastó con su tractor los nabos de su vecino y el juez le castigó a una multa de 180 euros. Mejor una multa que ir a la cárcel. Galicia se moderniza, non si?

La prueba de que Galicia progresa