Los líos de familia llegan ya hasta a los restaurantes

|


PARECE que van bien encaminados quienes afirman que está a punto de estallar una guerra civil en En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, en comparación con la cual la del PSOE va a ser una película de Walt Disney. Al fin y al cabo, los socialistas son todos del mismo padre y la misma madre –el puño y la rosa– y, en cambio, los miembros de la prole mareante tienen orígenes muy distintos y no guardan las formas ni siquiera en público. De hecho, hace un par de días, uno de los cinco diputados que representan a la xente do común en el Congreso entró en un restaurante donde comía un alcalde del cambio; el uno se dio cuenta de que allí estaba el otro y el otro se dio cuenta de que acababa de entrar el uno. Ni se saludaron . Es más, hicieron todo lo posible por evitarse... y lo consiguieron. No vale la pena desvelar la identidad de ninguno de los dos; lógicamente, ellos saben quiénes son y el resto de los comensales, también.

Los líos de familia llegan ya hasta a los restaurantes