Un gobierno aplazado

|

LA situación ferrolana es más de lo mismo. Los socialistas se debaten sobre qué hacer con las dos ediles y qué calificación ponerles para aplicarles el pacto antitransfugismo. Las discrepancias que había en el gobierno se trasladan ahora a un socio, con lo cual ya habría que hablar de un polipartito en el ejecutivo departamental, al sumar a la confluencia de formaciones de FeC las dos corrientes que parece ser que existían en el PSOE naval. No es de extrañar que el alcalde busque el apoyo de los populares para ir tirando, que es de lo que se trata, porque los ultimátums del regidor ya están muy vistos. Es que lleva todo el mandato poniendo plazos a sus colegas y excolegas de mandato por lo que en la ciudad todo está aplazado.

Un gobierno aplazado