De cómo premiar un mal hábito

|

la de la crianza es una de esas cuestiones que nunca se agota. Cada cierto tiempo surgen nuevas teorías, estudios y encuestas que se acaban convirtiendo en un movimiento mundial con millones de seguidores. La fantasía máxima se da cuando se combina crianza y educación. Como en el caso del informe argentino que apunta que el 93,5% de los adolescentes no duerme lo suficiente y propone como solución para que su rendimiento escolar no se resienta que se retrase el inicio de las clases. Lo de que los chavales se acostumbren a irse antes a la cama no se contempla. No vaya a ser que se traumaticen o algo con las imposiciones sociales. Solo queda por resolver el insignificante detalle de lo que pasará con esos amantes de la nocturnidad cuando accedan al mercado laboral. Malo será que cuando llegue el momento no surja otro estudio que defienda la jornada laboral a partir del mediodía.

De cómo premiar un mal hábito