LA GIRAS SON EL “NEGOCIO”

|

La venta de los discos “físicos” está de capa caída en España –en Norteamérica han subido un 3% y en Gran Bretaña los discos de vinilo han aumentado sus ventas en un 40%–. Los resúmenes anuales de 2011 –que se comentan serán “mejores” que los de 2012– martillean sobre el clavo de la crisis, que parece no encontrar ningún tope de penetración, de momento, en los sectores económicos españoles.

¿Para qué tanto empeño en grabar un disco? Porque es necesario. Un artista sin disco “físico” es como un “fantasma”

 

Asumiendo la realidad de que las ventas de “discos físicos” están llegando al suelo, ¿para qué tanto empeño en grabar un disco? Pues porque es necesario. Un artista sin disco “físico” es como un “fantasma”. No se le ve y, por tanto, su valoración popular y comercial es poca o ninguna. Aunque sea una “maqueta”, la presencia física de un trabajo es imprescindible para asomar la cabeza y meterse en los cauces de la contratación, que es donde está la “pasta”.

De ahí que la lista de álbumes más vendidos tenga una importancia promocional, aunque haya muchas “coladeras” y baste con vender unos “centenares” de copias para figurar en ellas. Como lo leen. Una filtración ocurrida meses atrás en el ranking que elabora Promusicae reveló que un grupo de renombre se situó en lo más alto tras colocar poco más de 4.000 copias en una semana. El último de la clasificación, en el puesto 100, había distribuido solo 75 copias en el conjunto de esos siete días. El caso es “figurar” con un disco, aunque se vendan pocos.

Esta situación ha llevado a los artistas a darse cuenta de que el negocio, estáen las giras. Los discos se “graban” para dar nombre –los privilegiados hasta ganan dinero con ellos– y para emprender giras posteriores a su “costa”. Por lo general, y a pesar del “coco”, parece que el aficionado no se rasca el bolsillo para comprar un disco y sí para contemplar en vivo a ídolos procedentes de dentro y fuera de nuestras fronteras. Un ejemplo es Lenny Kravitz, que al paso que lleva la venta de entradas –la mitad del aforo vendido para el 31 de mayo– llenará el Coliseo de A Coruña.

LA GIRAS SON EL “NEGOCIO”