Palo a Beiras y a Ferreiro

|

CON un palmo de narices, aunque por distinto motivo, se han quedado el ya octogenario Xosé Manuel Beiras y el alcalde coruñés, Xulio Ferreiro. El primero porque en los últimos días, y a cuenta de que En Marea no se daba puesto de acuerdo para nombrar un portavoz “nacional”, había promocionado su propia candidatura, recurriendo a aquello tan manido de “si me lo piden, estaría dispuesto al sacrificio”. En lo que respecta al regidor herculino, el ataque de piojos que ahora mismo debe estar sufriendo está motivado por la derrota que supone para él y sus allegados el hecho de que los mareantes autonómicos hayan decidido saltarse sus recomendaciones y optar por darle a Luis Villares la doble portavocía, es decir, la de dentro del Parlamento y la de la calle. Lo curioso es que esta decisión contradice las tesis del propio Villares, que entró en el órgano de dirección de En Marea oponiéndose a que él mismo ocupara la doble portavocía. La verdad, no resulta nada fácil comprender a este partido.

Palo a Beiras y a Ferreiro