DERECHAZO AL DEPORTE DE BASE

|

El Consejo de Ministros del pasado 17 de enero aprobaba el proyecto de Ley de Racionalización del Sector Público Estatal. Entre las medidas recogidas en el texto, se encuentra la denominada “Licencia Deportiva Única” que, como  se apunta por las instancias del Gobierno Central y del Consejo Superior de Deportes, vendrá a suponer que, una vez obtenida, se habilite al titular a participar en cualquier competición oficial, ya sea estatal o autonómica. El PSdeG trasladó el sentir de las 58 Federaciones Gallegas para que le sirviera a la Secretaría General para el Deporte la defensa de la autonomía del deporte Gallego. El 13 de febrero en el Parlamento Gallego, la mayoría absoluta del PP se cargaba de un derechazo el deporte de bases gallego basándose en las duplicidades administrativas. Y esto me lleva a pensar que, sinceramente, nadie del gobierno de la Xunta hizo deporte, más allá que un runing diario. Pues miren, les voy a explicar un poquito en lo que consistía hasta ahora. Un niño/a  se federa en ámbito autonómico para competir en las distintas modalidades, paga una licencia federativa autonómica y si después de terminar la temporada tiene marcas o primeros puestos, se va a jugar los campeonatos estatales, se hace la licencia federativa estatal, compite y san se acabó. ¿En dónde hay duplicidad? Lo que han hecho ustedes es poner un impuesto al deporte, que los niños/as paguen una única licencia, previo incremento de “euros”, de la que sólo obtendrá beneficio quien por su trayectoria anual llegue a esos niveles de competición. Pero, ¿a dónde irán destinados los beneficios que les reportará el resto de las licencias que se paguen? No sufran, se lo digo yo: a arreglar la mala gestión económica de las federaciones estatales. Así que no nos vendan cortinas de humo, que tanto ustedes como yo sabemos que el artículo 27.22 del Estatuto de Autonomía define como competencia exclusiva de Galicia la promoción del deporte y el derecho estatal será, en todo caso, supletorio del derecho de las Comunidades Autónomas. Así que con un impuesto más sacado de la manga nos dicen claramente cómo está este país y cuán hipotecado. Lástima que sea toda la ciudadanía de a pie la que pague sus equivocaciones. Pero no se olviden de que otro gobierno es posible.
La autora es coordinadora comarcal del PSdeG de Ferrolterra

DERECHAZO AL DEPORTE DE BASE