CATAR

|

No es en absoluto despreciable que la Armada Española, como viene sucediendo en los últimos tiempos, “respalde” la acción comercial de Navantia desplegando unidades propias en países en los que la compañía pública tiene intereses comerciales. La presencia de la “Cristóbal Colón”, la última –y más moderna– F-100, en Catar constituye un claro ejemplo de las capacidades de los astilleros ferrolanos para afianzar su posición en el concurso internacional abierto para la construcción de diversas unidades para dicho país. Esperemos que los acuerdos fructifiquen, porque la situación actual sigue sin aportar soluciones de futuro.

CATAR