BOIMORTO REVIVE LOS 80

|

El 19 de mayo la localidad de Boimorto, en la que Luz Casal nació y de la que es hija predilecta, ha montado una jornada festiva con la década de los 80 como telón de fondo. Toca recordar y nada mejor que hacerlo durante una jornada en la que se darán cita la gastronomía, con concurso de tortillas incluido, actuaciones musicales, dj´s y concurso de play backs con concentración Motera, Club del 600 y del Club del Escarabello decorando el paisaje de este día “festivo”.dedicado a los años 80 que, al menos en su primera mitad, fue una época muy “movidita” para los que vivimos en este país. Quizá por eso tiende a mitificarse.

Fueron años marcados por la moda, las nuevas corrientes musicales, las tensiones politicas, y el rompimiento de muchos esquemas anteriores. Una época contradictoria, sin duda, pero mágica al fin y al cabo en la que España se hizo europea, moderna y perdió buena parte de sus complejos.

Musicalmente fue una época alocada, donde en numerosos lugares la gente se reunía, se “disfrazaba”, –con hombreras incluidas–, creaban historias, había interés y ganas de que empezaran a pasar las cosas.

Se seguía casi con fanatismo, los movimientos musicales y estéticos que venían del extranjero y se empezó a gestar lo que los críticos musicales, darían a conocer con el nombre de “movida madrileña”, que se ramificó por todo el territorio español con adhesiones varias llegando , vía ferrocarril, hasta Vigo, ciudad que también monto su propia “movida”. Lo de los “revivals”, eso de los retornos al pasado, es como echar una “canita al aire” y si es a costa de los 80, pues suena apetecible porque hay materia prima para disfrutarlos. Un día dedicado al recuerdo no está nada mal, aunque después toque poner “pié a tierra” y patear el presente asfaltado (¿) con preocupaciones varias. Supongo que cada uno tiene sus vivencias –me refiero a los que “vivieron” aquella década y contarán “batallitas”–, y habrá, también muchos “curiosos” que por su juventud la conocen de oídas. Todos a una… revivir los 80 con espíritu festivo. Así que uno se va a Boimorto, dispuesto a pasarlo bien y esto, no es dar un pregón al “pregonero”…

BOIMORTO REVIVE LOS 80