EN SERIO, PRESIDENTE

|

Mariano me escribe una carta, pues soy “su estimado amigo”. Reconoce que le costó mucho escribir esta carta (por cierto: de todos sus escritos los más leídos fueron aquellos publicados en un periódico vigués reivindicando la superioridad de los hijos de buena estirpe y negando –por ser un invento bolchevique– el estado de bienestar. Claro que eran chiquilladas de un niño de treinta y tantos años) y, por todo eso, y por mi afición a la escritura, voy a contestarle. 
Es mentira que hayan creado más puestos de trabajo que nadie, pero es verdad que se trata de trabajo precario y mal pagado. Usted, por tres veces (dos de ministro y una de presidente) rebajó los sueldos de los funcionarios; a los pensionistas les subió los impuestos directos e indirectos y aumentó a una gran mayoría entre 0,25 y el 2 por ciento. 
Claro que esas cifras pasadas por Génova, y según el que lidera la lista del PP en A Coruña, “subieron un 11,5% en toda la legislatura pasando de 920 a 1.026 euros”. Datos de ficción, pues el propio Gobierno reconoce que la media está en mil euros… excepto en Galicia, donde baja a los 800 euros. Y la media de aumento en esta legislatura fue de un 3 por ciento. Por cierto, mientras le escribo, en la calle se manifiestan policías, pescadores del cerco y ganaderos, por algo será, ¿no?
Escribe Rajoy que quiere seguir mejorando en cultura, sanidad, educación, medio ambiente y tantas otras áreas. Según los economistas, del “tijeretazo” de sus políticas (hablan de cientos de millones de euros, y más de ochenta mil parados entre profesionales de la salud, la enseñanza y la justicia), no se recuperarán los españoles hasta pasadas varias décadas.
Y ya es de traca que insista en que la corrupción es pasado “y que los que trincaron ya no están en el Partido Popular” (al margen de que cuando metieron la mano en la caja del pan estaban en el PP, eran del PP y usted se encontraba al frente del PP) todos los días nos cuenten más chanchullos, como los negocios de un embajador y un diputado, los dos de su partido, asunto que está en manos de la Fiscalía Anticorrupción.
Por eso, cuando en su carta habla de logros, experiencia y equipos, me acuerdo que la experiencia –madre de la ciencia– vale para votar siendo conscientes, como nos pide al final de la misiva.

EN SERIO, PRESIDENTE