Hablemos de dinero

|

La penúltima noticia sobre sueldos nos llega desde el Consejo de Ministros: Soraya Sáez de Santamaría, nombrada consejera de Estado, cobrará alrededor de ochenta mil euros anuales.
También nos contaron cuánto cobran los líderes de los cuatro partidos con más diputados: Ciudadanos le paga a Albert Rivera un sueldo neto de veinticuatro mil euros al año, al margen de su salario como parlamentario. 
El PSOE destina ciento dos mil euros al año a Pedro Sánchez. Cantidad que dejó de cobrar al llegar a la Presidencia del Gobierno tras la moción de censura contra Mariano Rajoy. 
Pablo Iglesias, el líder de Podemos, no cobra nada del partido.
El Partido Popular no desvela si Pablo Casado cobra los doscientos mil euros al año que percibía Mariano Rajoy antes de llegar a Moncloa, amén de su paga como parlamentario.  
Se sabe también que los consejeros ejecutivos de las grandes empresas que cotizan en Bolsa se subieron el sueldo un 43 por ciento en los cinco últimos años, tiempo en el que las empresas aumentaron sus beneficios un 39  por ciento. 
Y ya saben que los salarios subieron una media del 2,8 por ciento y de los jubilados ya conocen aquello del 0,25 por ciento que inauguró el mandato de Rajoy, una etapa donde el IPC facilitaba unas cifras –aumento de los precios, desde la electricidad, el gas o la gasolina hasta la fruta, las legumbres, etc., etc–.
Ahora comprenderán que con una economía así, los empresarios, por un lado, y el Partido Popular, por otro, se quejen del aumento hasta novecientos euros del salario mínimo. Y de ahí a torpedear en Europa los Presupuestos Generales del Estado, otro gesto de “españolidad”.
Pueden ustedes, amigos lectores, unir a todo este batiburrillo otro dato elocuente: esa gran empresas internacional que quiere cerrar su factoría aquí, el A Coruña, y en Avilés recibió del Estado mil millones de euros en ayudas durante los últimos años y tenía un precio especial a la hora de pagar la electricidad. 
Pero si hablamos de dinero que se va por las cloacas tenemos que recoger la noticia de que el juez que investiga la caja B del Partido Popular desvela que la investigación alcanza también al señor Acebes, número dos de los populares. 
Ahora se entiende con facilidad aquello del  “volquete de prostitutas” a que se refería aquel que fue dirigente del Partido Popular madrileño. 

Hablemos de dinero