!ALARMA, ALARMA!

|

Ya no llegan los juzgados ni los jueces para investigar a tanto corrupto, ladrón, blanqueador, malversador, evasor, chorizo, o hijo de la gran puta, que se lucra para su provecho, el de su partido, o ambos, metiendo la mano en nuestro dinero.

El Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Supremo, la Fiscalía Anticorrupción y el Fiscal General del Estado deberían pedir auxilio para que los casos de corrupción política no se pudran en los juzgados mientras se instruyen y juzgan. Claro que, a lo peor, puede que los antedichos no estén interesados en que esos asuntos  se resuelvan con celeridad. Si eso fuera así, estaríamos ante un caso gravísimo de alarma social. Y si no es así, estamos en un caso clarísimo de alarma social.

Tardar varios años en aplicar la ley a esos cabrones, da sensación de injusticia. Los corruptos proliferan como setas en la mierda, y hay poco recolector para tanta seta venenosa.

!ALARMA, ALARMA!