EL FINAL DE LA CÁMARA

|

La Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Ferrol, una de las más veteranas de las existentes en Galicia, se encamina sin solución de continuidad a su desaparición. La entrada en vigor de la normativa de la Xunta relativa a la Ley de Medidas Fiscales precipita un fin anunciado que, no obstante, tal vez se hubiese podido evitar si las cuantiosas deudas de la entidad no existiesen. Frente a ejercicios pretéritos, en los que actividad cameral brillaba por la prestación de sus servicios e incluso la apertura de las llamadas “antenas” –oficinas en las comarcas de Eume y Ortegal para atender a los usuarios de estas zonas–, circunstancias como la financiación de un edificio satélite en el puerto exterior de Caneliñas –sin concluir– abocan al fin de su existencia. Este hecho, y la dimisión de la última directiva, que ya se había hecho con la entidad tras una malograda gestión del exalcalde de Narón Xoán Gato, anunciaban por igual su desaparición. La Cámara de A Coruña parece la más idónea para asumir las prestaciones a los empresarios. Se pone así fin a 115 años de una historia que comenzó con el empuje de industriales locales. En los anales quedarán situaciones como el impago de salarios o los cortes telefónicos.

EL FINAL DE LA CÁMARA