INDEFENSIÓN EN LA CÁMARA

|

Un organismo de ámbito empresarial pero público como es la Cámara de Comercio de Ferrol tiene a sus trabajadores al límite de la resistencia tras varios meses sin percibir sus salarios. El estado caótico que supuso la dimisión de la última junta directiva de la entidad, derivado de las deudas millonarias que acumula la institución, no ha hecho más que acrecentar la indefensión de unos trabajadores que dependen de una gestora nombrada por la Xunta pero que carece de capacidad ni autoridad para resolver tan esperpéntica situación. Idéntico calvario pasan también los trabajadores del recinto expositor de FIMO. La Administración gallega, que tutela el organismo, no parece mostrar mucho interés, al menos desde el punto de vista de la inmediatez, por solventar tan gravosa carencia de soluciones. La plantilla tendrá que esperar a lo que diga Inspección de Traballo.

INDEFENSIÓN EN LA CÁMARA