El segundo aplazamiento

|


A nadie le gusta pasar por un trance judicial, ni siquiera aunque haya sido muy jefe de una caja de ahorros. Pero hay veces en las que ocurre todo lo contrario e incluso aunque se desee ardientemente pasar por ese trance es imposible. Eso le ha sucedido a García de Paredes, quien por segunda vez no ha podido sentarse en el banquillo de los acusados para pelearse con el FROB. La ausencia de un testigo clave y que la nueva titular del juzgado aún no se incorporó a su puesto provocaron en esta ocasión el aplazamiento sine die. ¡Ya les vale!

El segundo aplazamiento