La guerra dialéctica está abierta

|

LA disputa entre los antiguos miembros del matrimonio del bipartito ferrolano está dejando un cruce dialéctico interesante. Los dos exsocios estudian por la noche las frases que van a decir en caso de ser preguntados o no. La antigua teniente de alcalde se buscó ayer su hueco con su visita sorpresa al mercado de Caranza. Desde el exterior hizo gala de saber manejar los tiempos con alguna que otra sentencia. Por su parte, el regidor tras el éxito obtenido por la disolución con el Tribunal de la Rota y retomando su laicismo sacó a relucir la intermediación de la ONU para no entrar a peleas en el barro. Este duelo promete siempre y cuando la ironía sea la mejor arma y parece que Suárez, en esto del humor, gana por goleada.

La guerra dialéctica está abierta