POPULITIS

|

Y  hablando de Grecia, allí se creó el hermoso concepto filosófico democracia, pero aquí salió como una hija raquítica del franquismo, donde unos medraban a gusto, mientras otros, bien jodidos, se enfrentaban a él.
Ahora, algunos tontainas dicen de los votantes que si les votan a ellos es porque son inteligentes, comedidos, sabios y prudentes; aunque luego a quienes les votan los jodan bien y roben, pero si votan a otros que no sean ellos –los de siempre– es porque son unos torpes porque votan a los populistas.
Como si fuera un descrédito votar a quién te salga de los cojones, sabiendo que nunca te dieron por saco ni robaron.
Y es que a Tsipras, en Grecia, no le votaron de chiripa, sino porque los griegos están hasta los huevos de que les caigan hostias como panes, de derecha y  centro, y nada de populismos ni rancio franquismo, porque Franco era de la Feria del Trece. Por cierto: mal número si no crece.

 

POPULITIS