LA IMPORTANCIA DE UN BUEN GOBIERNO

|

Queda claro que los países que tienen buenos gobiernosprosperan, salen bien  de las crisis, y las desgracias sobrevenidas. Este es el caso de Alemania que después de quedar destrozada a consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, pronto se restableció. Desde ese momento, comenzó a marcar el paso a otras naciones, en buena medida debido a su alto grado de conciencia cívica y desarrollo en todos los campos, la técnica, la ciencia, la industria, la educación y los servicios sociales.
Tuvo grandes políticos con un clara visión de futuro que ayudaron a esta progresión. Hoy hay muchas dudas con Angela Merkel, a la que algunos periódicos señalan sin contemplaciones ni matices como la mujer más poderosa de todo el mundo.
Alemania tiene 81 millones de habitantes repartidos en 357.000 kilómetros cuadrados.
España cuenta con solamente 47 millones de habitantes, repartidos en 506 mil kilómetros, lo que demuestra la diferencia y valía de los gobernantes de ambos países.
Alemania con menos territorio, más habitantes, menos recursos que España, sale de las crisis.
En Alemania siempre gobernaron coaligados, aquí, la simple mención escandaliza, como le ocurrió a Felipe González, que a pregunta de una  periodista; que le parecía  un pacto entre el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular, contestándole, “si es bueno para España, si”. Esta respuesta provocó la airada salida en tromba de todos los fariseos políticos que habitan este país, que no saben lo que le conviene a España.
Olvidan que en la  actualidad los socialdemócratas  gobiernan con Angela Merkel, como también olvidan que en todos los países democráticos del norte de Europa pactan la educación, sanidad, servicios sociales, y no las cambia  el partido ganador.
La ceguera, falta visión de futuro y civismo de nuestros políticos los coloca  en las antípodas de los políticos alemanes, donde una ministra tuvo que dimitir porque veinte años antes se la había ocurrido copiar una tesina

LA IMPORTANCIA DE UN BUEN GOBIERNO