Un descerebrado en la carretera

|

LOS griegos clásicos, tipos de gran imaginación, bautizaron como Pegaso a un caballo alado. Los españoles bajaron al equino a la tierra e impusieron ese nombre a unos camiones. La Guardia Civil latinizó la denominación –Pegasus– y la emplea para designar a los helicópteros desde los que controla el tráfico. Uno de esos aparatos grabó a un automovilista que resolvía un cubo de Rubik mientras conducía. Multa, al canto, por supuesto, pero tanto han impactado las imágenes en la DGT que se emplean en un vídeo sobre el peligro de las distracciones al volante. Como el conductor reclame derechos de imagen paga la multa y todavía le sobra. FOTO: unos cubos de rubik | aec  

Un descerebrado en la carretera