Nos sobra el dinero

|

El grado de ejecución del presupuesto es un indicador objetivo de la capacidad de gestión de un gobierno. En 2015 se ejecutó el 85% de nuestro presupuesto municipal, y en 2016 sólo el 80%, lo que quiere decir salvo que me equivoque, que no se gastaron 12 de los casi 60 millones consignados. Esta negligencia no sólo afecta a las inversiones, sino a muchas familias que han dejado de recibir las ayudas de emergencia, pues las últimas se firmaron en septiembre del año pasado.  No hablo de colectivos étnicos que todos conocemos, ni de buscadores profesionales de ayudas, sino de familias integradas a las que la vida  les ha volteado. Es muy grave que haya dinero en Bienestar Social sin usar, como los 70.000 euros del Plan Comunitario de Recimil. 
El gobierno local está para gestionar y no para hacer oposición a la oposición. Ya no es sólo incompetencia y vagancia, también hay insensibilidad social.
 

Nos sobra el dinero