Galicia será la tumba del cambio climático

|

¡Quién lo iba a decir hace unos años! Resulta que cuando un españolito se perfumaba las axilas con desodorante en espray para no atufar a los compañeros de trabajo, o, si era sábado por la noche, para embriagar a una mujer a la que previamente habría preguntado “¿estudias o trabajas?” –que por entonces era el primer paso hacia una relación estable–, estaba furando la capa de ozono, acelerando el cambio climático y provocando el calentamiento de la Tierra y todo para que además la mujer a la que pretendía colonizar ya estuviese emparejada y pasase de él. Los científicos han descubierto que ese daño aerosólico se hubiese evitado si el interfecto fuese un galego bo e xeneroso, amante del xantar do país. Al parecer, la dieta atlántica es una de las mejores opciones alimentarias contra el cambio climático. No hay agujero de la capa de ozono que resista abierto ante una laconada o unas xoubas con pimientos de Padrón. Y ya no te digo ante unos percebes de O Roncudo, aunque al precio que van...

Galicia será la tumba del cambio climático