EL MAQUINISTA DE FEVE

|

Este periódico informa hoy de que un maquinista de FEVE fue interceptado en estado ebrio por la Policía Local de Ferrol cuando conducía su coche en dirección prohibida poco antes de incorporarse a su trabajo. El conductor presentaba una tasa de alcoholemia que superaba en el triple la mínima permitida por la Ley. Tras reconocer que se dirigía a la estación para descansar unas horas y concluida la instrucción del atestado por los agentes, el celo de estos les llevó hasta la estación para comprobar el estado del imputado y, al constatar que seguía oliendo a alcohol, informaron a la jefa de Circulación. Todavía está reciente la tragedia de Angrois en el corazón de este país, pero no parece haber sido suficiente. El responsable de la seguridad de los viajeros no solo se emborracha sino que apenas descansa y acude a su puesto. No pensemos en que no hubiese aparecido la Policía Local.

EL MAQUINISTA DE FEVE