E(x)céptico

|

Franco fue un sedicioso, y sus víctimas aún están en las cunetas. Sin embargo, durante cuarenta años ningún juez lo acusó de nada. Los jueces aplicaron  leyes vigentes en ese tiempo sin juzgarlas. No influyeron en su aplicación sus creencias religiosas o políticas, ni valoraciones morales o de conciencia. Los tuvieran o no. Sólo aplicaron las leyes. Aun viniendo de un sedicioso, por ser quien manda apalancado en el principio de “para cojones los míos”. Considero que un juez no es, profesionalmente hablando, séptico ni antiséptico; es aséptico. Profesionalmente hablando, no debe ser carne ni pescado, ni todo lo contrario. Quizá ser juez debe ser cojonudo, desde  el punto de vista de un médico, por poner un ejemplo de profesional del que también dependen vidas, para salvarlas asumiendo riesgos calculados. No es mi caso. Respecto a todo este asunto de los jueces, me considero “excéptico”. Todo me la trae al pairo, excepto lo que yo creo.

 

E(x)céptico