La somnolienta mujer de rosa

|

LA fama de Kelly LeBrock fue efímera; duró lo mismo que “La mujer de rojo” en las carteleras. El estrellato de la mujer de rosa aún fue más breve. España entera estuvo preocupada por su identidad los 120 minutos durante los que el Barça y el Sevilla pelaron por la Copa del Rey. Los planos del palco despertaron la curiosidad: ¿Quién es la mujer de rosa que no deja de roncar en la zona reservada a la autoridades? Las redes sociales echaban humo. De repente surgió la respuesta. Se trata de Ana Bollaín Domenech, esposa del presidente de la Federación Española, Ángel María Villar. Está claro, como dice el refrán, que dos que duermen en el mismo colchón, se vuelven de la misma condición, porque a Villar lo han cazado ya una porrada de veces echando una cabezada en actos oficiales. Eso o que el fútbol le aburre soberanamente, que también pudiera ser, pero en ese caso le hubiese sido mejor elegir otro marido.  

La somnolienta mujer de rosa