LOS 7 MAGNÍFICOS

|

Ya podemos mandar a jueces y fiscales a casa: El PP sabe distinguir entre lo que es corrupción en sus filas y lo que es prevaricación. Corrupción es llevarse la pasta, o aceptarla de terceros, por favores concedidos; y prevaricación tomar resoluciones sabiendo que son contrarias a derecho.
Eso parece ser lo que hicieron siete magníficos concejales del Ayuntamiento de Santiago: Aprobar, en pleno, que su Ayuntamiento pagara con pasta pública la defensa de otro concejal del PP imputado por corrupción en el caso Pokémon. Acojonante. Ya saben vds., corrupción es todo aquel delito en el que hay pasta de por medio; y prevaricación es sólo una referencia a corrupción moral.
Luego hay otras cosillas, como financiación ilegal, cobros y pagos en negro, sobres que vuelan por aquí y allá que, en la cueva de Alí Babá, se denominan Gurtelitis, o Barcenitis, según sea el caso. ¿Corrupción dices? ¡Quita, quita!

 

LOS 7 MAGNÍFICOS