GALA LÍRICA

|

Esbozo estas líneas unas horas antes de que comience la representación en versión de concierto de Tristán e Isolda, el drama wagneriano monumento a la modernidad musical que se representa por primera vez en Galicia de mano del director, que lo fue de La Fenice, Eliaho Indal en la representación que tendrá lugar en el Palacio de la Ópera, sede para las puestas en escena del magnífico programa que presenta la 61 edición del Festival de Ópera de A Coruña, acontecimiento musical que afecta, sin duda, a toda Galicia, y en el que se recuerda el bicentenario de dos de los más grandes compositores de la historia, Wagner, ya citado, y Verdi, el universal compositor de Busseto, presente nuevamente en la Gala Lírica del 21 de septiembre, con dos intérpretes de excepción: el tenor Gregory Kunde y el barítono español Juan Jesús Rodríguez.
Kunde, que parecía mostrar un leve problema con la voz, hizo gala de una técnica encomiable, que le permitió superar con creces cada una de las arias, generando una absoluta expectación con su dominio de la escena, lo que hizo vibrar de emoción al numeroso público. Juan Jesús Rodríguez se mostró igualmente portentoso, con magistral buen hacer, fuerza expresiva y técnica depurada. No es de extrañar que ambos nos hicieran vivir momentos inolvidables de gran música en los dúos, como en el dramático E  lui! Desso! L´infante de Don Carlo. Acompañados por la orquesta y el coro Gaos, especialmente queridos y valorados por estar integrados por músicos gallegos y bajo la dirección del joven Ramón Tébar, nos recreamos en momentos de sincera emoción, como con el Va pensiero del coro que supo transmitir todo un sueño de unión y libertad.
Mi más sincera enhorabuena a estos músicos –que también pudimos escuchar en distintas ediciones del Concurso Internacional de piano “Cidade Ferrol”– y a su director, Fernando Briones, capaz de transmitir entusiasmo e ilusión entre los más jóvenes, en lo que es ya una brillante trayectoria.

GALA LÍRICA