España necesita un Gobierno

|

Pasó lo que era previsible: el Rey encarga a Rajoy “que lo intente…” y ahí empieza a complicarse el asunto, pues el propio interesado asegura que “lo intentará con todas sus fuerzas” sabiendo que nadie lo quiere de compañero de juego pese al alegato que pronuncia en su beneficio “sigue el ritmo de creación de empleo (no explica que 3 de cada 4 son temporales, en el sector del turismo y que el “otro resto” se trata de los llamados “empleo basura de una semana, tres días o un mes) y se arroga la compasión  de Europa que perdona la multa (ya lo hicieron con Alemania, Francia y Portugal, lo que no parece serio) y oculta que nos  piden subir el IVA, hacer los deberes ante los hombres de negro que vendrán a revisar las cuentas y meter otra vez la tijera bajo el eufemismo de “seguir con las medidas que tan bien resultado dieron” parece  más que un chiste  un sarcasmo. 
Pero hay un asunto que preocupa a la ciudadanía: Rajoy está dispuesto a gobernar con sus fieles (ciento treinta y pico de votos seguros) pero no siente la misma disposición para someterse a la investidura… ¿Es para ponerse nerviosos? Teniendo a las órdenes del jefe de los palos a una policía patriótica, anda el personal mosca. 
El mismo día que le explico a nuestros olímpicos que España es un gran país lleno de españoles, puso muy claro a los periodistas, una vez ya aceptado el encargo de buscar su continuidad, que la fórmula solicitada por el resto del arco parlamentario –que el PP presente otro candidato– no va con él. Y eso que dijo que “todos los líderes políticos tienen responsabilidad y más él…”.
Repitió lo ya conocido: hace falta un gobierno moderado y sólido, por el bien de España.
No estará de más recordar que la marca “España” llena los medios de comunicación nacionales y extranjeros por la corrupción que rodea al partido que sostiene al gobierno y es que, según uno de los empresarios encausados en la Gürtel, confesó que  a cambio de obras y otras prebendas, entre mordidas, pagos a la caja “B” del PP y a sus tentáculos en Madrid, repartió millones. Ente las adjudicaciones, ay, algunas obras del AVE. Es difícil que pueda hacer, con este panorama, un gobierno compartido, pues nadie –ya lo dijeron todos– quiere esa compañía. ¡Claro que hace falta un gobierno… pero no cualquier gobierno! 

España necesita un Gobierno