:::::::::::VIERNES:::::::::

|

n ESCANDALOSAS CORRUPTELAS
CORUÑESAS

EL alcalde coruñés estaba en la inopia y se entera ahora, por la prensa, de que el taimado Gerardo Crespo untaba al PPdeG y a funcionarios distinguidos con el sobrante de lo que se embolsaba por cobrar subvenciones para inexistentes cursos de formación. Un fenómeno el tal Crespo, que se movía con desparpajo por las moquetas de mayor solvencia e incluso recibía misivas desde el influyente despacho de José Manuel Romay Beccaría implorando puestos de
trabajo para amiguetes y paniaguados. Feijóo debió de considerar que los gerifaltes escrutados por la Policía estaban afectados por su particular código ético, que aplica benignidad para los lenguaraces que son cazados en grabaciones, porque pueden rectificarlas, y no admite remilgos para los que, quizá, metieron los euros en el bolsillo. Un goteo de ceses fulminantes o
dimisiones provocadas colocan ribetes escandalosos en la operación Zeta. Los coruñeses ya han perdido el hilo de tanta corrupción...


n RéQUIEM POR LAS CÁMARAS DE
COMERCIO

LAS cámaras de comercio gallegas expiran en medio de espasmos de bancarrota y desinterés generalizado. Las que otrora ostentaban la primacía empresarial de las comarcas y aglutinaban en su seno a lo más granado del comercio han ido languideciendo atrapadas por la desigual competencia de las confederaciones de
empresarios y las patronales sectoriales. El tributo confiscatorio que sangraba a grandes y pequeños patronos ha desaparecido por orden de Bruselas y sólo reciben las limosnas espontáneas de algunas industrias de alto copete. Las cámaras situadas en Vigo y A Coruña podrán sobrevivir a esta penuria, pero las demás tendrán que desaparecer o abarloarse a las más pudientes. El localismo aflora ante esa perspectiva matrimonial y surgen improvisadas comisiones gestoras que aspiran a mantener el pabellón izado aunque no dispongan de empleados, presupuesto, instalaciones ni mobiliario. La Xunta tiene la última palabra... y el dinero.


n LO DE CITROëN PINTA MUY MAL

COMO ocurre con la llegada de las borrascas, en
Citroën-Vigo se respira un ambiente de calma chicha que dará paso a la tormenta. La empresa ya ha colocado sobre el tapete negociador su propuesta que, en líneas generales, anuncia que rebajará salarios, suprimirá complementos, no renovará los contratos temporales y presionará a los proveedores para que reduzcan los precios. Los sindicatos, recién salidos de elecciones y sin constituir el nuevo comité, rechazan la oferta. Los más rápidos en replicar han sido CIG y CUT, minoritarios en el órgano representativo de los trabajadores. Por eso solicitan unidad sindical para encarar una negociación en la que se dirimirá el futuro de la factoría...

:::::::::::VIERNES:::::::::