Políticos que son carne de psiquiatra

|

PABLO Iglesias pasa por ser un bipolar digno de que su caso se ponga de modelo en las facultades de psiquiatría. Lo mismo un día es peronista, como al siguiente es comunista y, sin solución de continuidad, el tercero se declara socialdemócrata. Sin embargo, es evidente que no es el único que padece esta especie de desdoblamiento de personalidad, que le lleva a decir un día una cosa y al siguiente la contraria sin que ello le provoque el más mínimo sonrojo. Así, el último en sumarse a esta lista de potenciales ocupantes de un diván es Albert Rivera. El centrista más centrado se mostró sin embargo un tanto descentrado cuando ayer mismo aseguró que tras el 26-J se tiene que crear una mesa de negociación sin condiciones con el PP, PSOE y los propios Ciudadanos. Es decir, que pasó del imposible pactar con el PP si no se va Rajoy a quererse encerrar con él en una habitación y no salir de ella hasta que se firme un pacto...

Políticos que son carne de psiquiatra