Los tambores de guerra empiezan a sonar en Eirís

|

CUÁNTO bien le hizo la psicomotriz Claudia Delso a los coruñeses cuando le dio el repente de que la ciudad estaba dividida en 305 barrios. Impidió que el vigués Iago Martínez, el alter ego y asesor de cabecera de Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, pudiese cumplir su principal aspiración en la vida: desordenar el movimiento vecinal. Hasta pensó en mudarse a otro municipio para ver si allí le iba mejor, pero cuando uno no es de fiar... se queda sin mudanza. El caso es que el descubrimiento de la concejala de Participación Democrática permitió descubrir a los coruñeses que había lugares como, por ejemplo, Lamadosa, en pleno corazón de Eirís. Allí suenan ahora los tambores de guerra, pues es el punto elegido para levantar el nuevo poblado para los sintecho que no están dispuestos a vivir en los albergues. Los habitantes de la zona se suben por las paredes, pues sus posibles nuevos vecinos no les molan nada y se lo recriminan al Concello, que fue el que propuso esa ubicación. Los mareantes rexeitan las críticas argumentando que ellos propusieron, pero que fue Sor Eusebia la que eligió... ¡Menudo morro!

Los tambores de guerra empiezan a sonar en Eirís